miércoles, 31 de diciembre de 2014

¡Feliz 2015!

Me siento bendecida. Esa es la pura verdad.
Mi familia es un don maravilloso que me crece día a día, porque la vida es camino, no llegada, camino sin GPS que debemos aprender a andar y desandar. Mis amigos son mi fortaleza, mi trabajo una alegría y mis libros una pasión que he logrado transmitir a otros de una manera impensada. ¿Que si hemos tenido problemas de salud? Sí. ¿Peleas y traspiés? Lógico... nadie está exento de eso. Sin embargo, es nuestra obligación ver el mundocon ojos positivos para no convertirnos en muertos en vida.
Gracias a cada uno de los que me hace mejor y de los que son capaces de hacerme ver mis errores y me toleran igual.
Mil besotes y que tengan todos un 2015 lleno de proyectos, logros y alguno que otro fracaso (porque si no los tenemos, no podríamos aprender de ellos).
¡¡Buen año!!
"A veces los grilletes no están en el cuerpo sino en el alma. A veces causan heridas tan grandes que sus cicatrices no se irán nunca. A veces, duelen tanto que ese dolor se transforma en lo único en la vida y eso es peligroso porque uno puede comenzar a sentir placer en el dolor: ese es el principio de la esclavitud. ¿Cómo liberarse cuando uno ama sus propias cadenas?"
(Andrea V. LunaEldir hijo de Liam. 2014. Todos los derechos reservados).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Me quieres dejar tu comentario?
Pasa por aquí...